15 de Mesidor del Año CCXXIV, día del Rebeco

lunes 03 julio 2017

    El Rebeco, Rupicapra rupicapra, es un mamífero de la familia de los bóvidos, también conocido con los nombres de Gamuza o de Ante, común en zonas montañosas de Europa. Su constitución y tamaño son muy parecidos a la cabra.

                 

     El cuerpo del rebeco adulto mide entre 110 a 130 cm de longitud, más 3 o 4 cm de la cola. Tiene una altura a la cruz de 70 a 80 cm y pesa entre 20 a 30 kg, siendo la esperanza de vida de cerca de 20 años.

    Los machos son mayores que las hembras y presentan colores más oscuros y marcados, así como una cornamenta de mayor longitud.

    Los cuernos son verticales, más largos que las orejas y fuertemente curvados hacia atrás, en forma de garfio.

     El rebeco tiene pezuñas finas y altamente versátiles, característica que le permite trepar por las rocas fácilmente y moverse sin problemas en zonas donde hay hielos.

                 

     El color de pelaje varía según la estación del año. En verano el cuerpo es de color pardo-rojizo, con el vientre, la garganta, el hocico y las caderas de color blanquecino, estando poco marcada la transición de un color a otro. Presenta una banda negra desde la boca a los ojos y también en el dorso de la cola.

     En invierno el pelo se vuelve más denso y oscuro. El dorso, patas y parte superior de cuello son pardo-oscuros o grisáceos. La banda negra en cara y cola aumenta de extensión y los bordes se vuelven más marcadas. Además, presenta también coloración negra en la parte posterior de las orejas, en la base del cuello, en la parte alta de las patas y en los costados. El rosto, los pies, el vientre y las caderas son blancos.

     Los rebecos son animales sociables y de hábitos diurnos. Pastan durante las primeras horas del día y después del mediodía. Se alimentan de hierbas, plantas, brotes, hojas, líquenes y musgos. En verano viven en grupos numerosos de varias familias, que al llegar el otoño se dispersan. Los machos se unen a las manadas únicamente en la época de celo. 

    Son animales muy tímidos, que huyen a la más mínima molestia. Los sentidos del olfato, vista y oído los tienen muy desarrollados, de forma a identificar rápidamente a depredadores.






www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado