2º Día Complementario - Día del Talento

lunes 18 septiembre 2017

   El Día del Talento es el segundo día de los Sans-Culottides, Sanculottides o Días Complementarios del Calendario Republicano Francés.

   El Talento era una unidad de medida para grandes cantidades de masa, originaria de Babilonia y utilizada sin grandes variaciones de peso en Grecia, Roma Egipto, Sumeria e Acadia. Era el peso aproximado del agua necesaria para llenar un ánfora.

   La palabra “talento” proviene del griego “talanton” y del latín “talentum”, que significan “balanza”, “unidad de peso” o “moneda de cuenta”.

                               

   La introducción del talento en Grecia proporcionó su adaptación al sistema romano, siendo a partir de este, utilizado por las civilizaciones del mundo mediterráneo.

   El talento griego, también llamado talento ático, pesaba 26 kg. El talento romano, 32,3 kg y el egipcio, 27 kg.

   En Babilonia existían dos tipos de talentos, el talento “ligero” que pesaba 20,3 kg y el talento “pesado”, con un peso de 60,6 kg.

    Al ser una unidad de masa a menudo se confundía su significado con las monedas, ya que era una unidad que se usaba para designar grandes cantidades de oro y plata. Finalmente el talento acabó convirtiéndose en una unidad de medida monetaria, utilizada principalmente por griegos y romanos.

    El talento es mencionado tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Según el Antiguo Testamente equivalía a cerca de 34 kg, mientras que de acuerdo con el Nuevo correspondía a aproximadamente 21.600 g de plata, unos 6.000 dracmas.

   En el Nuevo Testamento, en el Evangelio de San Mateo se relata la Parábola de los Talentos, contada por Jesús a sus discípulos:

   “Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó.

    Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor.

    Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos.

   Llegándose el que había recibido cinco talentos, presentó otros cinco, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado.

    Su señor le dijo: ¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

   Llegándose también el de los dos talentos dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes otros dos que he ganado.

    Su señor le dijo: ¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

   Llegándose también el que había recibido un talento dijo: Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. Por eso me dio miedo, y fui y escondí en tierra tu talento. Mira, aquí tienes lo que es tuyo.

   Mas su señor le respondió: Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí; debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros, y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses. Quitadle, por tanto, su talento y dádselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.”

                               

   De la interpretación de esta parábola surge el significado de la palabra “talento”, como inteligencia y especial capacidad o aptitud de una persona para entender, aprender cosas o para desempeñar con habilidad una actividad.





www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado