21 de Nivoso del año CCXXIV, día del Yeso

martes 10 enero 2017

  El yeso es un mineral aglomerante producido por calentamiento de la roca natural denominada aljez, que posteriormente es reducida a polvo. Puede ser encontrado en casi todo el mundo, en terrenos cretáceos de formación marina.

   Está compuesto principalmente por sulfato de calcio hidratado, presentando normalmente, cuando en estado puro, un color blanco. Las impurezas le confieren tonalidades grisáceas, amarillentas, rosadas o marrones.


           

   Al hidratar el yeso con cerca de un tercio de su peso en agua, se forma una pasta plástica, que se expande y endurece en unos 10 minutos, aproximadamente. Esta pasta de yeso tiene diferentes utilidades, como por ejemplo, la elaboración de moldes.

   El yeso se utiliza habitualmente en construcción, en revestimientos de paredes, como aislante térmico, en aparatos ortopédicos, prótesis dentarias, como inmovilizador de huesos, en la reproducción de esculturas, como fertilizante agrícola o en la elaboración de cementos naturales.

   El alabastro, una variedad de yeso que se puede tallar fácilmente, es usado de forma frecuente en la elaboración de vasijas.

  El yeso es uno de los materiales de construcción más antiguos. Excavaciones arqueológicas en Siria y Turquía revelaron que el yeso se usa desde el año 8000 a.C., para sellar juntas y para revestir muros. Las excavaciones realizadas en Jericó revelaron el uso del yeso moldeado en el siglo VI a.C.


  En la Pirámide de Keops, datada aproximadamente del año 2800 a.C., pueden ser identificados antiguos vestigios del empleo de yeso en su construcción, siendo también usado como revestimiento en una multitud de tumbas y soporte de bajorrelieves egipcios.

   También los musulmanes y los griegos lo utilizaron como material de revestimiento y con fines decorativos, así como en la elaboración de cementos naturales.

   En el siglo XVIII hubo una generalización de la utilización del yeso e la construcción, siendo la mayor parte de las edificaciones construidas con paneles de madera, revestidos de yeso.

   El yeso presenta un gran impacto ambiental, una vez que su proceso de calcinación requiere elevadas temperaturas, implicando un consumo energético alto, logrado a base de la flora local, flora que la mayor parte de las empresas no se preocupan en regenerar. Además, durante el proceso se libera una gran cantidad de agua y residuos de combustión, residuos que no son utilizados y que son eliminados de forma inadecuada en el medio ambiente, aumentando las posibilidades de producción de lluvias acidas.






www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado