El polémico Monumento al Renacimiento Africano

viernes 10 noviembre 2017

    El Monumento al Renacimiento Africano se encuentra en el barrio de Ouakam, en Dakar, la capital de Senegal. La escultura de 49 m de altura, realizada en bronce, pretende ser el símbolo de la libertad y del renacimiento del continente africano.

                   

    El conjunto escultórico fue construido sobre una colina de 100 m de altura. Los trabajos en la zona para su instalación empezaron en 2006, mientras que la construcción de la escultura fue iniciada el 3 de abril de 2008, con fecha de finalización prevista para diciembre de 2009. Sin embargo la conclusión de la obra se retrasó, por lo que finalmente sería inaugurada el 4 de abril de 2010, coincidiendo con la Fiesta Nacional de Senegal y con el 50º Aniversario de la Independencia del país de Francia.

    La escultura representa a 3 figuras humanas: un hombre, que con el brazo izquierdo sujeta a una mujer joven y, sobre el brazo derecho tiene sentado un niño que señala con el dedo al mar, a los africanos que se encuentran al otro lado del Atlántico, al continente americano.

   El proyecto fue puesto en marcha por Abdoulaye Wade, el presidente senegalés, en el marco de un conjunto de obras realizadas con el intuito de dar prestigio a Senegal, proporcionando al país monumentos para anunciar una nueva etapa en su historia.

   La construcción del monumento fue llevada a cabo por la empresa norcoreana Mansudae Overseas Project Group Companies y el proyecto es obra del arquitecto senegalés Pierre Goudiabay Atepa, basándose en una idea propuesta por Wade.

   El monumento fue duramente criticado, tanto fuera como dentro del país. Senegal es un país mayoritariamente musulmán. Los imanes consideraron que la escultura idolatra la figura humana y la critican, además, por la escasa vestimenta de las figuras, principalmente de la figura femenina, que lleva al descubierto uno de los pechos y las piernas.

    Las declaraciones de Wade, comparando el monumento a los monumentos que representan a Cristo, molestaron también a la minoría cristiana del país.

    Fue también criticado por ser considerado un monumento machista, por la posición que la mujer ocupa en relación al hombre, que parece indicar una relación de dependencia y subordinación.

   Los senegaleses tampoco vieron con buenos ojos que, siendo un símbolo de la libertad africana, fuese construido por una empresa norcoreana y no senegalesa.


                         

    El coste del monumento, de aproximadamente 27 millones de dólares, fue otro de los puntos polémicos de la obra, teniendo en cuenta las dificultades socio-económicas por las que atraviesa Senegal y varios países africanos de su entorno. Y por si fuera poco, Wade reclamó derechos de autor sobre la obra, reclamando 35% de los beneficios generados. Varios políticos de la oposición criticaron a Wade, arguyendo que no puede reclamar derechos sobre ideas concebidas mientras ocupe un cargo público.

    El estilo de la escultura es otro de los puntos criticados, ya que consideran que es un estilo que recuerda a los monumentos estalinistas.

    Por todos estos motivos el Monumento al Renacimiento Africano se ha convertido en uno de los símbolos más populares y polémicos del continente africano.








www.facebook.com/huellasdemicha/
twitter.com/huellasdemicha
  






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado