El vampiro común o murciélago vampiro

viernes 27 enero 2017

   El Murciélago Vampiro o Vampiro Común, Desmodus rotundus, es una especie de murciélago que se alimenta exclusivamente de sangre de animales.

     Estos murciélagos viven en regiones cálidas y tropicales, desde México hasta el norte de Chile y Argentina. Son animales nocturnos. Durante el día buscan refugio en oquedades de troncos, zonas urbanas abandonadas, minas o cuevas húmedas, cerca de fincas ganaderas.

   Normalmente viven en grupos de 40 a 100 individuos, aunque se ha llegado a registrar un grupo de hasta 4000 murciélagos vampiro.

   Suelen medir entre 7 a 9 cm, con una envergadura alar de cerca de 4 cm. Pesan entre 19 a 43 g, no tienen cola y las orejas son puntiagudas. Presentan un pelaje corto, fino, brillante y áspero, entre gris y marrón oscuro en la parte superior, siendo el vientre de un color más claro.

   El murciélago vampiro presenta una serie de adaptaciones morfológicas para su alimentación hematófaga. El hocico es firme y aplastado. Tiene un total de 24 dientes, presentando dos incisivos muy grandes, especializados para abrir heridas en el animal. Son capaces de desplazarse por el suelo, como los cuadrúpedes, apodándose sobre el antebrazo de las alas replegadas. Poseen una vista desarrollada, cuentan con termorreceptores para localizar a sus presas, usando también el olfato y la ecolocalización.

    Al ser animales hematófagos se alimentan exclusivamente de sangre animales. Atacan principalmente el ganado y los animales salvajes. Algunas veces atacan perros, aves y algunos réptiles y anfibios, siendo muy raro que ataquen al hombre. Suelen morder a sus presas en las orejas, dedos u otras extremidades, en zonas de difícil percepción para éstas.

     Al contrario de lo que se cree, el murciélago vampiro no chupa la sangre. Abre una herida en la piel del animal con sus dos incisivos y después se limita a lamer esa pequeña herida, de la que extrae la sangre, que no deja de manar ya que su saliva posee un anticoagulante.

                         

    El consumo de sangre raramente supone un daño para el animal afectado, ya que el murciélago solo consume cerca de 25 ml/noche. No obstante suele acudir cada noche a alimentarse de la misma víctima, porque si pasa más de 48 horas sin alimentarse muere de inanición.

     El mayor peligro que representa el murciélago vampiro para sus presas es la posibilidad de transmitir el virus de la rabia.

     Es habitual que esta especie de murciélago comparta alimento, mediante la regurgitación de sangre, con individuos de su grupo incapaces de conseguir alimento.





www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado