La Llama, el Carnero de Indias

martes 28 marzo 2017

    La Llama o Carnero de Indias, Lama glama, es un mamífero ungulado doméstico, perteneciente a la familia de los camellos y descendiente de los guanacos salvajes.

   Es un animal abundante en el Altiplano de los Andes de Perú, en Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Argentina.

                       

   Era una de los animales más importantes de la época prehispánica. En el Imperio Inca se le atribuían rasgos sagrados, siendo utilizadas en sacrificios. Además, desde hace 8000 años, eran criadas por su carne y por su lana, así como animal de carga. Hasta la llega de los españoles, las llamas eran el único animal de carga existente en el Imperio Inca.

   Las llamas miden entre 1 a 1,5 m de altura a la cruz y suelen pesar entre 130 a 200 kg. Tienen un cuello largo y delgado, la cabeza es pequeña y sin pelos en el rostro. Los ojos son redondeados, normalmente de color oscuro. Las orejas son finas, pequeñas y erectas, en estado de alerta. Poseen dientes grandes y fuertes que les permiten cortar el pasto. Las patas son largas y no tienen cascos, tienen dos dedos y las plantillas con dos suaves almohadillas. Su pelaje puede presentar tonos muy diferentes, desde el negro al blanco, pasando por diferentes tonalidades y combinaciones de marrón y gris.

   Son animales de hábitos diurnos y muy sociables. Les gusta vivir junto a otras llamas u otros animales de granja. Suele formar rebaños en los que existe un macho dominante y numerosas hembras con sus crías. El período de gestación de la llama es de aproximadamente 11 meses y medio, dando a luz una única cría, normalmente entre los meses de enero y marzo. La esperanza media de vida varía entre 15 y 29 años.

  Las llamas son herbívoras, se alimentan de hierbas, plantas y forrajes de baja calidad, secos, altos y fibrosos, frecuentes en las regiones áridas de los Andes.

   Actualmente son criadas por su lana, que se utiliza en el fabrico de tela, empleadas en la confección de ponchos, tapices, alfombras, calcetines y otros productos artesanales. También se crían por su carne y por su piel, que curtida es utilizada para hacer cuerdas, de gran resistencia y tambores. Siguen siendo utilizadas como animales de cargas, tienen una capacidad de cargar hasta 75 kg.

   Cuando se siente amenazadas, maltratadas o sienten algún peligro, las llamas se pueden tender en el suelo, silbar, morder e incluso escupir. El hecho de escupir constituye un mecanismo de defensa, cuya finalidad no es agredir al enemigo, pero sí un intento de disuasión.

   La llama es el símbolo nacional de Bolivia, apareciendo representada en el Escudo del país desde el año 2004, sustituyendo la alpaca. También aparecía en el primer Escudo de Perú, en 1820, pero posteriormente fue sustituida por una vicuña.





www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado