Las enigmáticas y colosales Cabezas Olmecas

viernes 31 marzo 2017

   La civilización Olmeca sigue siendo a día de hoy una cultura poco conocida y enigmática.

   El descubrimiento en el siglo XIX de una colosal cabeza esculpida atribuida a los Olmecas, lejos de arrojar luz sobre ésta civilización, trajo consigo un nuevo misterio.

    Los Olmecas fueron probablemente la primera civilización americana, anterior a las culturas Maya, Inca y Azteca.

    Se desarrolló en Mesoamérica, en el período Preclásico Medio, en la Edad de Piedra, aproximadamente entre los años 1500 a.C. y 500 a.C.

    En 1869 fue descubierta una enorme cabeza esculpida en roca, que llamó la atención por los rasgos negroides que presentaba el retrato esculpido, por las dimensiones y porque estaba enterrada a gran profundidad.

   Este hallazgo motivó las primeras investigaciones arqueológicas de la cultura Olmeca, llevadas a cabo en 1938.

   Hasta el momento se ha confirmado la existencia de 17 cabezas de piedra, todas localizadas en el corazón de la cultura Olmeca, en la costa del Golfo de México, en los estados de Veracruz y Tabasco.

  Todas son cabezas masculinas, talladas con gran perfección, sin usar herramientas metálicas, en rocas de basalto de grandes dimensiones. Los ejemplares más pequeños pesan cerca de 6 toneladas y el de mayores dimensiones 65 toneladas, aproximadamente. En media miden cerca de 2,7 m de altura y pesan 25 toneladas.

   Son retratos de personas diferentes, con fisionomías individualizadas y rasgos negroides. Los labios son gruesos con las comisuras caídas, la nariz ancha y plana, los ojos hinchados, ligeramente entrecerrados, mejillas carnosas y el ceño fruncido. La apariencia es de violencia y su expresión poco agradable. Los rasgos esculpidos permiten relacionar las cabezas esculpidas con los pueblos africanos o indonesios.

   Cada una de las enormes cabezas aparece tocada con una especie de casco redondeado, que cubre la cabeza y las orejas. Cada casco es único, decorado con motivos simbólicos.

    Estas cabezas nunca poseyeron cuerpo. Se cree que estuvieron colocadas sobre algún basamento y que en algún momento fueron golpeadas, arrojadas por algún barranco y enterradas a profundidades considerables, dando a entender que esa persona ya había muerto.

   Algunos consideran que se tratan de representaciones de dioses Olmecas. El casco entendido como símbolo de poder puede indicar la representación de diferentes jefes guerreros. También puede ser entendido como símbolo de protección y, en ese caso, serían retratos de guerreros o jugadores de pelota derrotados a los que se había decapitado.

                     

   Además de la identidad de los retratados, otra duda importante que se levanta es la forma de transporte utilizada por los Olmecas para mover los enormes bloques de piedra.

    Se supone que las piedras de basalto fueron extraídas de la Sierra de los Tuxtlas, en Veracruz, a cerca de 70 km del local donde fueron halladas las cabezas. Los Olmecas no conocían la rueda y la zona es un lugar repleto de ciénagas y pantanos.




www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado