Mary Mallon, la cocinera de la fiebre tifoidea

lunes 03 abril 2017

   Mary Mallon nació en Cookstown, en Irlanda del Norte, el 23 de septiembre de 1869.

   En 1884, con 15 años de edad, emigró a Estados Unidos y 6 años más tarde, en 1900, empezó a trabajar como cocinera en la casa de la familia Mamaroneck, en New York. A las dos semanas de empezar a trabajar allí los residentes contrajeron fiebre tifoidea, una enfermedad infecciosa provocada por la bacteria Salmonella typhi, tras un período de incubación de 10 a 15 días. El mecanismo de contagio de la enfermedad entre seres humanos es fecal-oral, o bien a través de agua o alimentos contaminados.

  En 1901 Mary empezó a trabajar en Manhattan y nuevamente los miembros de la familia para la que trabajaron enfermaron. Tras el nuevo brote se vio obligada a cambiar de empleo, pasando a trabajar como cocinera para un abogado, hasta que siete de los ocho miembros de la familia desarrollaron la misma enfermedad.

   En 1906 empezó a trabajar como cocinera en una casa de Oyster Bay, en Long Island. Dos semanas después seis de los onces miembros de la familia fueron hospitalizados con fiebre tifoidea.

   Cambió tres veces más de empleo, contagiando los habitantes de las tres casas en las que trabajó como cocinera.

    En ese año de 1906 el ingeniero sanitario George Soper, analizando el patrón de los brotes de fiebre tifoidea, descubrió que todos se habían producido en residencias privadas en las que Mary Mallon había trabajado. Casi todos los miembros de las familias para las que había trabajado, así como los empleados de esas casas, padecían fiebre tifoidea. Soper sospechando que el origen de los brotes podría estar relacionado con la cocinera, se puso en contacto con ella, pidiéndole una muestra de sus heces para poder analizarla. Mary se negó rotundamente, llegando incluso a amenazarlo con un cuchillo.

   Ante la negativa, Soper no se dio por vencido y siguió intentando convencer a Mary para que se hiciese las pruebas, pero la cocinera se negaba, alegando que se encontraba en perfecto estado de salud. Soper se vio obligado a recurrir a la policía, pero Mary logró escapar durante cinco horas, siendo finalmente detenida por los agentes y llevada a un centro de saludo en el que le hicieron una serie de pruebas.

  Como resultados de las pruebas efectuadas, los médicos concluyeron que Mary Mallon era portadora asintomática de la enfermedad y por lo tanto responsable de los brotes de fiebre tifoidea en las casas en las que había trabajado como cocinera.

   A raíz de estas conclusiones fue puesta en cuarenta durante tres años, entre 1907 y 1910, en una pequeña casa en North Brother Island, lejos de contacto con otras personas y lejos de las cocinas.

                  

   En 1910, cuando le levantaron la cuarentena y la dejaron en libertad, empezó a trabajar como lavandera, con el nombre de Mary Brown. Sin embargo al poco tiempo retomó su antigua actividad de cocinera.

   Los brotes de fiebre tifoidea siguieron dándose en todas las casas en las que trabajaba. George Soper intentaba seguirla para poder ponerla nuevamente en cuarentena, pero lamentablemente Mary solía cambiar a menudo de trabajo e incluso de nombre, lo que dificultaba su detención.

   En 1915, en el Sloan Hospital for Women se produjeron más de 25 casos de fiebre tifoidea, provocando la muerte de dos personas. Alertadas, las autoridades descubrieron que Mary Mallon era la única responsable del brote.

   El 27 de marzo de ese año fue nuevamente puesta en cuarenta en North Brother Island, donde pasó el resto de su vida. Durante esta etapa recibió la visita de varios periodistas interesados en su historia, a los que se les advertía previamente que no podían aceptar nada que hubiese estado en contacto con Mary, ni siquiera un vaso de agua.

   De 1915 a 1932 Mary estuvo trabajando como auxiliar de laboratorio, hasta que sufrió una apoplejía que la dejó imposibilitada para siempre para el desempeño de esa función.

   El 11 de noviembre de 1938, después de tres décadas de cuarentena total, a la edad de 69, Mary Mallon murió de neumonía.

   Al realizarle la autopsia los médicos descubrieron que en su vesícula biliar se encontraba alojada la bacteria tifoidea. Sus restos mortales fueron incinerados y sus cenizas enterradas en el Saint Raymond’s Cemetery, en el Bronx.

  Mary Mallon, más conocida como Thyphoid Mary (María Tifoidea), fue la primera persona en Estados Unidos diagnosticada como portadora asintomática de la bacteria tifoidea. Se calcula que a lo largo de su vida infectó a cerca de 53 personas, tres de las cuales acabaron muriendo. Sin embargo esta cifra podría ser superior, ya que Mary siempre se negó a colaborar con las autoridades y solía cambiar de nombre con frecuencia, por lo que es imposible establecer el número exacto de contagios y muertes de los que fue responsable.





www.facebook.com/huellasdemicha/






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado